Promovemos el cambio social a través de la transformación de las personas y las organizaciones

Voluntariado digital, virtual y en remoto, ¿en qué se diferencian?

Comparte este artículo:

En estos días, por la distancia de seguridad que impone el control de la crisis sanitaria de la COVID-19, se está hablando muchísimo de voluntariado virtual, digital y en remoto. A menudo se usan indistintamente estos tres términos, pero existen importantes diferencias que explicamos a continuación y que ayudan a distinguirlos.

Comencemos por lo que tienen en común el voluntariado virtual y el voluntariado en remoto: son formas de actuar que no exigen presencia física. Lo que podríamos denominar voluntariado no presencial. Por eso están teniendo mucho auge en la actual coyuntura, en la medida en que son vías “seguras” de intervención.

Pincha en la imagen para descubrir cómo poner en marcha voluntariado corporativo no presencial.

Muchas acciones que antes se realizaban presencialmente ahora se están realizando en remoto. A la vez, nacen otras nuevas en el ámbito virtual. Con toda probabilidad, estas dos modalidades de voluntariado no presencial han llegado para quedarse. HandsOn Spain, la iniciativa que hemos lanzado junto con la Fundación FDI, ofrece a las empresas hasta cuatro tipos de actividades de voluntariado corporativo no presenciales. Por ejemplo, Project in a box permite actuar desde casa o en la oficina.

 

En remoto se interviene a distancia

Se considera voluntariado remoto o en remoto cuando se realiza el proyecto desde una ubicación diferente a donde se está llevando a cabo la acción o tiene lugar su resultado. Es decir, voluntarios y beneficiarios se encuentran físicamente separados. Es una actuación a distancia y puede deberse a una repatriación forzosa o a cualquier otra causa, como la actual coyuntura sanitaria.

Por ejemplo, un proyecto probono para la instalación de un CRM (Customer Relationship Management) y su posterior asistencia técnica para entidades sociales. En ese caso, los voluntarios no trabajan en la entidad social, lo hacen desde sus oficinas o teletrabajando desde sus casas.

También puede considerarse voluntariado en remoto la elaboración de kits solidarios. Por ejemplo, fabricación de mascarillas desde casa, para su posterior envío a quienes serán sus beneficiarios. O la plantación de un nuevo mundo, desde casa o desde la oficina. En Voluntariado y Estrategia hemos lanzado un kit con instrucciones que permite a los empleados movilizarse en la protección del medioambiente, independientemente de su ubicación.

Virtual: acción y resultado en línea

Los voluntarios virtuales actúan principalmente en acciones de tutoría en línea. Ofrecen ayuda o realizan sesiones de desarrollo de capacidades con una cierta periodicidad. Por ejemplo, semanal o mensualmente. Estas personas continúan haciendo su trabajo diario habitual y realizan el voluntariado en la oficina o en sus horas personales. Su tarea de voluntariado se realiza y localiza en línea. Por eso, también se conoce como voluntariado en línea u online.

Apoyados en nuevas tecnologías

Con respecto al voluntariado digital, no es exactamente un «tipo» de voluntariado sino una modalidad de acción. Los voluntarios digitales utilizan la tecnología digital y la innovación para amplificar el alcance, la calidad y/o el impacto de un proyecto. Por ejemplo, una acción de voluntariado que se ejecuta a través de una App para poder realizarse desde cualquier sitio.

Las nuevas tecnologías ofrecen un universo de posibilidades tanto para el voluntariado virtual como para el voluntariado en remoto. Su aplicación en el ámbito del voluntariado corporativo posibilita la solución de problemas sociales y ambientales y abre nuevos horizontes con un potencial enorme. El documento ‘Voluntariado Corporativo y Tecnología’, elaborado por un grupo de trabajo Voluntare, analiza numerosos casos de éxito de voluntariado digital.

Ejemplo de acción de voluntariado corporativo en remoto es nuestra iniciativa de ‘Cartas contra la Soledad’, que acompaña a personas aisladas a causa de la pandemia. A la vez es voluntariado digital porque ese componente es el que permite mantener una correspondencia segura: evita el riesgo de contagio al realizarse el intercambio digitalmente.

En cambio, acciones que utilizan las redes sociales como medio y como mensaje, con un evidente componente digital, son voluntariado virtual. Por ejemplo, ‘Cuenta con nosotros’. Esta iniciativa pretende inundar las redes sociales de mensajes positivos para alcanzar dos objetivos paralelos: animar a las familias de niños con enfermedades graves y, a la vez, sensibilizar sobre su situación. Los voluntarios realizan una acción en línea, cuyo resultado es su eco digital, también en línea.

Benedetta Falletti

Benedetta Falletti

Project Manager y Coordinadora de Voluntare