Promovemos el cambio social a través de la transformación de las personas y las organizaciones

¿Cómo se están adaptando Voluntarios Telefónica y CooperantesCaixa a un formato no presencial?

Comparte este artículo:

Justo cuando comenzaba el confinamiento debido a la pandemia de la COVID-19, reflexioné sobre el voluntariado corporativo no presencial. Llegué a la conclusión de que el voluntariado no presencial ha venido para quedarse y al convencimiento de que es bueno que así lo entendamos. Es cierto que no va a sustituir a otras formas de voluntariado, pero no desaparecerá cuando superemos la pandemia.

Dos meses después, los hechos nos lo están demostrando: los principales programas de voluntariado están apostando claramente por esta fórmula y Voluntariado y Estrategia está ayudando a hacerlo realidad. Veamos dos ejemplos de envergadura:

 

Voluntarios Telefónica

En el marco de la Secretaría Técnica que ofrecemos al Programa Voluntarios Telefónica, hemos trabajado en la adaptación al formato no presencial de sus proyectos más importantes, como la Convocatoria de Actividades de Voluntariado, el Día Internacional del Voluntario Telefónica o los Retos Solidarios, entre otros.

A comienzos de abril, en pleno confinamiento, Fundación Telefónica dio a conocer las 53 propuestas seleccionadas en el marco de su Convocatoria de Actividades de Voluntariado anual. Un proceso abierto a que empleados, prejubilados o jubilados de cualquiera de las empresas del Grupo Telefónica en España presenten sus propias iniciativas de voluntariado, de la mano de entidades sociales. Estas se podrán implementar hasta el 31 de marzo de 2021.

 

Formación, acompañamiento y asesoramiento

Este año el contexto representó un gran desafío. Los proyectos no iban a poder ejecutarse tal y como fueron presentados. Además, a consecuencia de la ‘nueva realidad’, los colectivos sociales involucrados necesitaban más apoyo que nunca. Por eso, diseñamos un plan para acompañar a estas entidades y líderes voluntarios en la adaptación de sus proyectos.

Desarrollamos diversas formaciones, en las que ofrecimos pautas para dichas adaptaciones y ejemplos de tipologías de actividades de voluntariado no presenciales. Asimismo, mantuvimos reuniones individuales con los coordinadores de cada proyecto para entender sus necesidades ante la nueva realidad y asesorarlos más adecuadamente en dicha adaptación. El proceso no ha finalizado, es continuo. Seguimos manteniendo encuentros con todos ellos para compartir experiencias y lecciones aprendidas a partir de la implantación de las nuevas tipologías de actividades no presenciales.

 

Voluntarios-Telefonica

 

Repensar el DIVT para lograr una experiencia satisfactoria e impacto

Estos aprendizajes han servido como base para pensar de forma no presencial el Día Internacional del Voluntario Telefónica (DIVT), su gran celebración solidaria. En mayo se anunció que está previsto que las actividades de voluntariado no sean presenciales, pero con el camino recorrido fuimos capaces de crear un dossier con tipologías de actividades virtuales y en remoto para que las entidades pudieran adaptarse a los nuevos formatos. Siempre con el objetivo de que la nueva normalidad no detenga las ganas de ayudar de los voluntarios y los colectivos sociales más necesitados no dejen de recibir ese apoyo.

Desde Voluntariado y Estrategia trabajamos intensamente con las entidades para asesorarlas sobre la mejor forma de llevar adelante sus actividades para ese día, a fin de que logren el impacto deseado, cuiden la experiencia del voluntario y generen el sentimiento de cercanía y de equipo, tan característico del DIVT. Y para conseguir ofrecer más de 7.000 plazas de voluntariado no presencial.

También colaboramos con el equipo del Programa Voluntarios Telefónica, para que puedan transmitir a los voluntarios lo mejor posible estas nuevas tipologías de actividades y el impacto de su participación.

Es más importante que nunca garantizar una comunicación adecuada, explicando qué sucederá en cada momento. Las actividades no presenciales generan mucha incertidumbre en los voluntarios y requieren de información precisa sobre cada uno de los pasos desde su inscripción hasta el cierre de la actividad.

 

Voluntariado Internacional Cooperantes Caixa

El programa CooperantesCaixa es uno de los programas de voluntariado corporativo internacional más importantes que existen actualmente. Lleva ya 13 años ofreciendo a empleados del grupo “la Caixa” la oportunidad de realizar asistencias profesionalizadas en proyectos de cooperación. El programa facilita la participación de trabajadores en activo, prejubilados y jubilados en proyectos de desarrollo local en países de todo el mundo y lo hace mediante estancias de voluntariado técnico de corta duración.

Ante la situación generada por la crisis de la COVID-19, y la imposibilidad de viajar a destino en las fechas previstas, desde el equipo de CooperantesCaixa se tomó la decisión de transformar la edición del programa 2020 en un formato 100% virtual. Y hacerlo con la idea de que no sea solo una solución para este año sino una gran oportunidad para el programa, ya que permite crear una línea estable de voluntariado virtual que conviva con el voluntariado presencial en las próximas ediciones.

 

reunión-virtual-caixa

 

En esta edición se está trabajando con casi 60 voluntarios y aproximadamente cinco organizaciones de cooperación referentes en India, Mozambique y Perú.

¿Cuál está siendo el proceso?

  • Apoyo a las ONG seleccionadas en la transformación de las oportunidades de voluntariado que antes iban a ser presenciales.
  • Soporte en la constitución de equipos de voluntarios (aspecto clave para la versión virtual del programa).
  • Formación de los voluntarios para una nueva forma de intervención, distinta a la que se realiza sobre el terreno.
  • Definición de un plan de reconocimiento de la labor de los voluntarios. Este hecho es muy relevante dado que no se cuenta con el factor humano de viajar físicamente.
  • Asegurar el conocimiento del contexto de las comunidades donde van a intervenir los voluntarios, al no poder estar presencialmente con ellos.
  • Establecimiento de rutinas de comunicación entre los grupos de voluntarios y las ONG.
  • Evaluación tanto de la satisfacción del voluntario y de la ONG, como del impacto alcanzado.
  • Elaboración de un informe de cierre con el objetivo de generar recomendaciones sobre la puesta en marcha de una línea estable de voluntariado virtual en futuras ediciones del programa.

Son solo dos ejemplos de cómo el voluntariado corporativo virtual (tanto local como internacional) está siendo todo un éxito en dos de los programas más consolidados de Europa. Eso sí, siempre y cuando se cuiden al máximo una serie de cuestiones clave.

Juan Angel Poyatos

Juan Angel Poyatos

Fundador