Promovemos el cambio social a través de la transformación de las personas y las organizaciones

Voluntariado internacional en tiempos de COVID

Comparte este artículo:

El nuevo escenario tras la emergencia sanitaria de la COVID-19 ha hecho que desde la cooperación al desarrollo y la ayuda humanitaria se adopten medidas que antes no se hubiesen planteado. La cooperación al desarrollo online es la modalidad que, a día de hoy, muchas ONGD están llevando a cabo como alternativa de adaptación a la situación que nos presenta la pandemia.

Desde Voluntariado y Estrategia ponemos en valor a todas las entidades que se han visto obligadas a adaptarse, y les está suponiendo un esfuerzo adicional. Por ello, nos gustaría compartir algunas de las oportunidades que esta situación ofrece, sacando el lado positivo de esta nueva realidad, y nutrirnos con ella.

Un formato virtual de cooperación al desarrollo brinda nuevos temas que abordar como es, por ejemplo, la formación en idiomas, el asesoramiento en diversos asuntos o el acompañamiento en el diseño de estrategias y programas de voluntariado.

En relación con los perfiles que estos programas de intervención puedan acoger, se presenta la oportunidad de permitir participar a voluntarios que hasta ahora no podían. Además, estas acciones virtuales son completamente inclusivas y accesibles. También ofrecen mayor flexibilidad durante la intervención, pudiendo incluso prolongar la participación del voluntario en el tiempo, dando como resultado un aporte de valor a largo plazo. Se trata, por tanto, de un formato que nos permite tener una intervención más dilatada en el tiempo e incluir nuevos perfiles de voluntariado en función de las necesidades del proyecto.

Otro de los temas que aborda este tipo de modalidad virtual es la sostenibilidad económica y medioambiental. Muchos de los programas con un cierto presupuesto podrían acoger un mayor número de voluntarios sin suponer un aumento en los costes y sin comprometer al medioambiente en este proceso.

A través del formato virtual, surge la oportunidad de reducir la brecha digital que existe en los países en desarrollo. Mediante formaciones y acompañamiento por parte de los voluntarios y trabajadores, se podrá fomentar el buen uso de las tecnologías.

Todas las oportunidades mencionadas anteriormente —inclusión, flexibilidad, accesibilidad y sostenibilidad— son el comienzo de lo que esta nueva realidad nos ofrece. También es clave que los cooperantes conozcan el contexto de la comunidad donde vayan a actuar y que la comunicación entre los cooperantes, la organización y los usuarios sea fluida, logrando que su experiencia les brinde «viajar» sin desplazarse.

Desde Voluntariado y Estrategia estamos trabajando en el diseño, adaptación y puesta en marcha de una modalidad virtual en diferentes temas del ámbito de la cooperación al desarrollo. Actualmente asesoramos proyectos que actúan en Latinoamérica, India y Mozambique. Acogemos este nuevo reto como palanca de cambio y sabemos que juntos lograremos superar esta adversidad.

Patricia Perez

Patricia Perez