Promovemos el cambio social a través de la transformación de las personas y las organizaciones

Acompañamos a CooperantesCaixa en su primer voluntariado internacional virtual

Comparte este artículo:

fundacionlacaixa-CooperantesCaixa-virtuales

Un año más ha arrancado CooperantesCaixa, el programa de voluntariado internacional de la Fundación “la Caixa” y uno de los más consolidados de Europa, que este verano alcanza su decimocuarta edición. La COVID-19 no ha conseguido frustrar las ganas de ayudar de 44 voluntarios de la entidad durante sus vacaciones, eso sí, este año han tenido que cambiar las maletas por el ordenador y una gran dosis de entusiasmo.

El programa CooperantesCaixa facilita la participación de trabajadores en activo, prejubilados y jubilados en proyectos de desarrollo local con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las poblaciones vulnerables de países en vías de desarrollo. Para ello los participantes en este programa realizan estancias de voluntariado técnico de corta duración en las que aportan sus conocimientos, habilidades y experiencia en la materia en la que son especialistas.

En esta edición cada voluntario aportará más de 50 horas mediante asistencias profesionalizadas en remoto en proyectos de cooperación en los que colabora la Fundación “la Caixa” en India, Perú y Mozambique junto a ocho ONG locales: Fundación Entreculturas, Codespa, Cesal, Ayuda en Acción, Alianza por la Solidaridad-ActionAid, Development Alternatives, Fundación Aga Khan y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

En concreto los voluntarios trabajarán en proyectos para fomentar el microemprendimiento dirigido a la creación de empleo entre mujeres y jóvenes en zonas rurales con el objetivo de generar una actividad sostenible que les permita tener una renta para vivir.

La adversidad convertida en oportunidad

Ante la imposibilidad de desplazarse al terreno este año por las restricciones de movilidad y seguridad, el equipo de CooperantesCaixa decidió transformar la edición del programa 2020 en un formato 100% virtual con la idea de crear una línea estable de voluntariado virtual que conviva con el presencial en las próximas ediciones. A partir de ese momento desde Voluntariado y Estrategia nos pusimos manos a la obra para trabajar en el diseño, la adaptación y puesta en marcha de esta modalidad virtual que presenta numerosos beneficios.

De hecho, este formato permite una mayor flexibilidad, ya que posibilita la incorporación de cooperantes que hasta ahora no podían viajar al terreno por motivos profesionales o personales; agilidad en situaciones de emergencia que requieren una intervención inmediata; accesibilidad, puesto que puede llegar a más ONG de territorios hasta ahora fuera del alcance del programa, y sostenibilidad, por ser más respetuoso con el medio ambiente al no requerir el desplazamiento del voluntario y permitir una mayor participación con el mismo presupuesto.

La formación, clave en la cooperación al desarrollo no presencial

La formación de los voluntarios centrada en el trabajo en equipo y en las herramientas para trabajar a distancia ha sido uno de los aspectos que más hemos reforzado para garantizar un voluntariado útil y de impacto que consiga cumplir las expectativas de los cooperantes y de los beneficiarios.

Además de nociones sobre cooperación internacional, motivaciones y objetivos del proyecto, se ha asegurado el conocimiento del contexto político, económico y social de las comunidades en las que se realiza la intervención, así como de las realidades culturales y gastronómicas, con lo que los voluntarios consiguen “viajar” sin desplazarse.

Otros aspectos importantes con el fin de realizar una intervención de éxito son el apoyo a las ONG seleccionadas para la intervención; el soporte en la constitución de equipos de voluntarios; la definición de un plan de reconocimiento de la labor de los voluntarios, y el establecimiento de rutinas de comunicación entre los grupos de voluntarios y las ONG.

Y es que la utilidad de la intervención vendrá determinada por la identificación previa de las pautas a seguir y el uso de las herramientas adecuadas más que por el formato (presencial o virtual). Lo óptimo es que la modalidad virtual conviva con la presencial (siempre que la situación lo permita) para poder ofrecer una línea más sostenible con la que alcanzar más receptores, tanto ONG como voluntarios.

¿Quieres saber cómo se está desarrollando el primer voluntariado internacional virtual de los CooperantesCaixa? No te pierdas este hilo en Twitter:

Marcos Ramírez

Marcos Ramírez

Project Manager