Promovemos el cambio social a través de la transformación de las personas y las organizaciones

¿Por qué conocer a los empleados antes de planificar el voluntariado?

Comparte este artículo:

Una de las situaciones que podemos experimentar la primera vez que nos enfrentamos a la organización de una actividad de voluntariado corporativo puede ser una baja o escasa participación entre los empleados. Otro escenario frecuente es que la involucración se concentre siempre en un mismo grupo o que no seamos capaces de atraer a un perfil concreto para una determinada actividad.

A pesar de haber organizado con mucha ilusión y mimo una acción atractiva y aparentemente interesante y necesaria, la respuesta quizás no sea la que esperábamos. Y lo peor es que esta situación puede acabar dándose de manera recurrente.

Retrocedamos en el tiempo. Situémonos justo antes de programar nuestra actividad de voluntariado corporativo. Demos un paso atrás y miremos con otros ojos: los de nuestros empleados. Desde este nuevo enfoque debemos preguntarnos qué les motiva a aportar su tiempo o sus conocimientos para ayudar a otras personas o a involucrarse en causas sin ningún tipo de compensación económica. Llegados a este punto seamos sinceros con nosotros mismos: ¿conocemos a nuestros empleados?

Los voluntarios, en el centro de nuestro programa

Desde nuestro nuevo punto de partida, ahora ya estamos en el inicio del recorrido para alcanzar un voluntariado corporativo de éxito. Y es que más importante que las cifras de participación de nuestra plantilla es conseguir generar una participación de calidad con la que lograr un impacto social relevante. ¿Y cómo lo conseguimos? Escuchando a nuestros empleados. Conociendo sus motivaciones e inquietudes, podremos identificar sus perfiles.

Para diseñar e implantar un programa de voluntariado corporativo es clave e indispensable conectar con los intereses y la realidad de los voluntarios, así como con las necesidades de su entorno —en muchas ocasiones el mismo en el que viven los propios empleados— y de las comunidades más desfavorecidas. Y todo ello debe ir alineado con los objetivos de la empresa.

Todos ganan en el voluntariado corporativo

Si involucramos a nuestros empleados antes de empezar a planificar y conseguimos conjugar adecuadamente todos estos elementos, la victoria será múltiple: mejorará la satisfacción de nuestros empleados, la percepción de la compañía y su compromiso, su inteligencia emocional, empatía, flexibilidad y sociabilidad o su autoestima, entre otros muchos beneficios demostrados.

Herramientas para conocer a nuestros empleados

HandsOn Spain, la iniciativa que impulsamos junto a Fundación FDI, ofrece herramientas especialmente diseñadas para obtener la información que precisas de tus empleados. También, asesoramiento durante este paso del proceso y, si lo deseas, durante todo el ciclo que requiere la implantación exitosa de un programa de voluntariado corporativo.

Si quieres que te acompañemos en el camino para alcanzar un voluntariado corporativo transformador, más innovador y que cuide cada detalle para garantizar un impacto social real y sostenible y una excelente experiencia personal de los participantes, descubre nuestro ciclo HandsOn Spain.

¡Contáctanos si necesitas que te apoyemos en esta primera fase o en cualquier paso del ciclo!

Julia Aramendi

Julia Aramendi

Directora de proyecto