Promovemos el cambio social a través de la transformación de las personas y las organizaciones

Traducir el voluntariado corporativo a KPI: un reto asumible con esta nueva guía

Comparte este artículo:

La parametrización y definición de KPI sigue siendo uno de los mayores retos de las políticas de responsabilidad social y sostenibilidad.

Estándares con un largo recorrido como el Global Reportive Initiative, la ISO 26001, incluso los Objetivos de Desarrollo Sostenible, nos han permitido dar un gran paso en la medición y estandarización de indicadores y métricas en el mundo de la sostenibilidad.

Estas métricas hacen posible la definición de un cuadro de mando en el que visualizar la evolución y adecuación de los objetivos, monitorizar el impacto por sectores o áreas de influencia y elaborar informes de resultados.

En definitiva, todas estas cuestiones que permiten tener una mayor orientación a resultados y conseguir el mayor impacto social y ambiental positivo de las políticas y acciones implementadas en estas áreas.

En el caso concreto del Voluntariado Corporativo éste es uno de los mayores retos al que nos enfrentamos en el momento presente.

Es precisamente esa evaluación integral la que nos permitirá establecer los ansiados KPI, que faciliten mostrar la enorme repercusión, impacto y evolución de las políticas implementadas en la empresa.

En la última década hemos asistido a una gran profesionalización en gran multitud de compañías en España y Latinoamérica, que articulan sus acciones de voluntariado corporativo en torno a una estrategia corporativa, que las dota de coherencia y visibiliza el enorme impacto que tienen.

Sin embargo, la multiplicidad y diversidad de estas acciones, y cómo cada empresa las lleva a cabo, ha desembocado en una falta de homogeneidad de los datos a la hora de poder considerar los KPI que integrar en un cuadro de mando.

Cuestiones como si es posible considerar como voluntariado digital a la persona de la empresa que comparte campañas de entidades en sus redes sociales; si deberíamos incluir las horas de formación destinadas al voluntariado como horas de voluntariado propiamente dichas; cómo calcular las personas beneficiarias de una actividad o qué dato nos aporta si una misma persona viene a varias actividades, son algunas de las múltiples preguntas con las que se encuentran las personas responsables de estos programas en su día a día.

En un campo en el que todavía queda mucho por construir, la mejor manera de consolidar unos criterios objetivos, contrastables y validables es en equipo.

Y fruto de ese trabajo en equipo justamente hoy, 5 de diciembre, que celebramos el #DíadelVoluntariado, nace la Guía de medición del voluntariado corporativo publicada por Voluntare, un think tank convertido en la mayor Red de Voluntariado Corporativo en España y Latinoamérica, que tenemos el honor de coordinar desde hace una década desde Volies, y a la que pertenecen en la actualidad un centenar de empresas y entidades sociales.

De la experiencia conjunta de entidades como Iberdrola, Agbar, Fundación Telefónica, Repsol Fundación, Ifema Madrid, Cruz Roja, United Way o Fundación Amadeus entre otras, esta guía ofrece unas definiciones compartidas de los principales indicadores de resultado que permitan homogeneizar los reportes de empresas y entidades, facilitando la elaboración y análisis de datos y la mayor profesionalización del sector.

Además, incluye recomendaciones y consejos metodológicos para que cada empresa pueda desarrollar su cuadro de mando y KPI en función de los objetivos de su programa.

En definitiva, una sencilla, pero a la vez potente herramienta que nos permitirá dar un paso más en el apasionante mundo de la creación de esa construcción del virtuoso círculo cívico, en el que el voluntariado corporativo se ha demostrado ya como pieza eficaz.


Descarga la Guía

Carmen Marti

Carmen Marti